top of page

Ya Has Llegado

La realidad se rebela contra las expectativas. Cuando te encuentras en la comodidad de una situación, antes de que te des cuenta de que ya no te aporta más aprendizaje, la vida te suspira al oído una advertencia. Al instante llega el huracán que te arrancará las raíces y te arrastrará hasta un lugar ajeno e indeseado. Un paraje desconocido, árido para los sentidos afinados a los excesos sensoriales del paraíso que llamas tu casa.


De poco sirve lamentar lo que dejas atrás o maldecir el destino por haberte alejado de lo que amas. Mirar atrás impide que veas la plenitud del vacío fértil de lo desconocido. Es fácil y tentador perderte en la oscuridad de la penuria, buscando un motivo por el cambio, o a quien echar la culpa por ello. Alzar la vista, a diferencia, te regala un nuevo horizonte, una realidad virgen, una plétora de experiencias. Todo te espera para que apliques lo aprendido para conocerte más allá de los límites de tu comodidad.


Cuando te sale con facilidad y se cumple cada deseo es que te lo has puesto demasiado fácil y estás perdiendo lo que más te enriquece el destino. Aunque no eliges qué camino transitar, tu libre albedrio rige cómo avanzas por ello. La pregunta perennal es si prefieres fijar la vista en la puesta del sol al final del sendero mientras te acercas hasta tu fin o si eliges gozar del paraíso del sentir que atraviesas para llegar allí.


Cada paso que das desvela una maravilla para los sentidos, una respuesta a las dudas, algunas de las cuales todavía desconoces. Vivir no es progresar hacia otro lugar sino apreciar todo lo que te rodea allá donde estés. Sólo existe el aquí y ahora Lo demás es una creación de tu mente, contaminada por expectativas irreales. Ama tu vida, ámate y déjate amar.


Buscar por tags

Sígueme

  • Instagram
  • Facebook Basic Square
  • Icono social LinkedIn
Entradas recientes
bottom of page