top of page

La Humildad

Has elegido mostrar humildad rechazando cumplidos como si fuesen innecesarios o irrelevantes. Bates las expresiones de cariño como moscas cojoneras. Te has quedado con lo que te conviene de lo que te enseñaron sobre los modales. Queda muy feo hablar de tus logros sin apreciar los de otros o esforzarte por mostrar superioridad. Pero, tampoco agrada refutar el reconocimiento que te ofrecen.


Es curioso lo reacio que eres a sonreír sin más y aceptar con autenticidad que tu luz ha alumbrado a otro quizá por lo mucho que te cuesta verla. La experiencia extensa de castigarte te ha mancillado tu mirada. En algún momento los sueños se convirtieron en pesadillas, las ilusiones se hicieron metas inalcanzables. Entonces, entendiste que no basta con ser tú, sino deberías ser tan perfecto como el protagonista de la fábula que representas.


Culpabas a tus padres por obligarte a ser el personaje que creaste. También enseñabas a tu pareja a recordarte porque no le mereces. El camino de la perdición está siempre allí y te llevará a los lugares más oscuros dentro de ti. Pero, recuerda que no es el único camino. Cuando te acostumbras a estar a oscuras, la luz ciega. Vivir en tu oscuridad te permite evadir la responsabilidad de caminar a la plena luz de tu realidad.


Será por eso por lo que te intimidan los comentarios positivos. Cuesta creer que alguien ve la belleza en ti que tanto te esfuerzas por esconder. Pero, la realidad es inevitable. Por tanto, suelta la necesidad de refugiarte en un rincón y ponte bajo el foco. Al final te deslumbrarás con tu propia luz. No eres egoísta, ni mala persona por reconocer tus cualidades.


El amor que compartimos brilla cuando le perdemos el miedo. Si te felicitan, será porque te lo mereces. Del mismo modo que tus elogios se hacen de verdad, los suyos también.


Comments


Buscar por tags

Sígueme

  • Instagram
  • Facebook Basic Square
  • Icono social LinkedIn
Entradas recientes
bottom of page