top of page

Hogar Dulce Hogar

“There’s no place like home”

Dorothy en el Mago de Oz


Nos dicen que el hogar es donde se ubica el corazón. Por tanto, el lugar que asocias con tu familia o con tu pareja. Pero, no siempre sucede así. A veces una ciudad te cautiva por sí sola.


Me siento afortunado por haber abandonado el nido familiar como lo hacían mis ancestros aventureros, para conocer riquezas culturales y artísticas más allá que los límites de mi tierra natal, en países distintos donde he podido integrarme en vidas ajenas y opuestas a lo conocido. He habitado desde un pueblo de una sola calle hasta una capital de calles anchas. He vivido en casas, pisos, habitaciones en entornos campestres y urbanos, con gente y solo.


Aterricé en Madrid con diecinueve años y una inocencia corrompida. Mi inmadurez no me permitió quedarme. Aún me quedaban batallas por vivenciar. De allí, me fui con lo puesto, sin saber que ya estaba enamorado. Tuve que alejarme de ella para sentir morriña. Algo que nunca sentí por la tierra donde nací.


Las calles de La Latina se convirtieron en las venas por las que recorre la sangre de mi amor. En el aire contaminado respiro la chulería castiza que empodera mi resiliencia. Hay una sensación única cuando vuelvo a ti, un abrazo invisible que me calma la ansiedad y me recuerda que sí puedo.


Tus restaurantes han educado mi paladar y tus mercados me han animado a sanarme. Me has presentado gente dispar para entender que todos aportan, indiferentemente de sus creencias o tendencias. El barullo de tus calles resuena con el latido de mi corazón. Me has proporcionado los medios para experimentar tantas vidas que me has enseñado quien verdaderamente soy y a amarme tal y como soy.


Aunque la vida me aleje de ti, siempre volveré a mi hogar, a mi Madrid.


Comentarios


Buscar por tags

Sígueme

  • Instagram
  • Facebook Basic Square
  • Icono social LinkedIn
Entradas recientes
bottom of page