El Hogar de mi Alma

Me acuerdo de un pueblo de Yorkshire, donde empezaba a conocerme. Desde muy pequeño, sentía una alienación inexplicable. El entorno de la familia era ameno. Somos seres independientes que vamos a nuestra bola. Pero, nunca carecía el amor, ni el cariño. Sin embargo, algo no cuadraba.


Tuve mucha suerte y salía de las fronteras británicas aún durante los años formativos. Recuerdo temporadas en Europa, donde rápidamente asentaba la tormenta que rugía dentro de mi sentir. La vuelta a los cielos grises y la mentalidad isleña me pesaba como grilletes oxidados.


Sólo comenzaba a pronunciar mis sentimientos en palabras extranjeras, incapaz de sentir la conexión con las emociones en la lengua que pensaba que me escaseaba por timidez. La cual luego comprendía como desidentificación. Siento el flujo de la sangre mestiza de la historia de las Islas Británicas y todos los pueblos que han encontrado su casa allí a lo largo de la historia.


Soy más que el físico que habito y los genes que cincelaron esta efigie. Las frases que dicto no son más que estilos musicales que buscan transmitir el misterio del sentir que baila las llamas titubeantes de la fogata de mi amor propio.


Me dejé llevar por el rumbo de mi propia historia y me ubiqué en una ciudad castiza, donde encontré las palabras en otro idioma con las que me explicaba a mí mismo quien soy. Se amainó la tormenta de la larga noche del alma al atracar en un lugar donde lograba ser auténtico. Paulatinamente, me desnudaba de los vestimentos con los que intentaba ser otro y aprendía a apreciar la esencia de mi ser.


Cada alma tiene su cuna y no suele ser donde parece a primeras. Menos cuando eliges despertarte de la ignorancia tan cómoda de la contención. Embarcar desde lo conocido a tierras lejanas impone, pero ese viaje es tu destino, la única manera de desvelar el gran secreto que yace detrás de tu máscara.


#gestalt #paraísodelsentir #consciencia #viajedelalma #hogar #autenticidad #amorpropio

Entradas destacadas