El Amor


El amor no es lo que nos han contado por allí. El amor no es conocer a tu príncipe azul o a tu doncella hermosa. El amor de verdad es la sensación que te da cuando conoces a alguien y al hablar, te das cuenta de que ya os conocéis de una vida pasada. Te acuerdas de eventos que no son de esta vida sino de otra.

El amor es mirar a los ojos del otro y ver el alma, sentir la tuya vibrar al ritmo de una canción que te suena pero nunca has escuchado. Es la sensación de calor en el cuerpo, que te hace sudar y las gotas hacen su camino a entremezclarse con los pequeños arroyos, llenos de los deseos de hacer un mar de las ilusiones de los dos.

El amor es la sensación que te da escuchar la voz del otro. Las palabras desvanecen en la música suave de la canción más bella. Cuando la respiración es una manera de asomarse del cuerpo el alma para sentir la presencia de la otra, a la espera del primer beso.

El amor es cuando en el primer beso las dos almas ya se reconocen y dejan los cuerpos a fusionarse un el acto de unión sagrada. Las almas vuelven a bailar juntas, acariciando los cuerpos unidos con la sensualidad de las manos de cada uno que estudia las texturas de la piel del otro en búsqueda del goce carnal.

El amor es cuando dos seres quieren caminar por el mismo sendero del aprendizaje, compartiendo los procesos y los desafíos, con sus experiencias diferentes y actitudes distintas son capaces de aumentar la perspectiva con la que ven y sienten cada experiencia. Ahora, al pasear de la mano, ofrecen acompañamiento y no liderazgo. A veces uno va por delante y a veces va por detrás. Al ser testigo de la caída de uno, el otro observa como se levanta de nuevo, más fuerte e independiente que antes, sin la necesidad de intervenir al saber que la lección de uno enseña a los dos.

El amor es querer estar en la presencia de su amado, incluso bajo la manta exquisita del silencio en el que las palabras sobran y lo único que hace falta es la sensación del cariño del otro.

El amor es la ilusión de compartir las grandes experiencias sensoriales de la vida: una comida exótica, un espectáculo inesperado un viaje a un lugar que evoca emociones y conocimientos. Todo desde la nueva perspectiva compartida.

El amor es cuando dos personas deciden dedicar su tiempo a cuidar al otro por el mero placer de hacerlo, sin buscar nada a cambio. El amor es besar a tu querido o querida porque sí.

El amor es saber que la pareja no se enfada con nosotros, sino con la proyección que hace sobre nosotros y poder ayudarles a reconocerlo y, así, aprender de la experiencia.

El amor es un camino que no es nada fácil y requiere un esfuerzo al diario que uno hace no para complacer sino para satisfacer el deseo de amar al otro.

El amor no es un destino, sino el camino que transitamos al lado de la persona especial. No se señala adónde va, ni cómo será al llegar allí ya que se va transformando con cada paso que toman los viajeros intrépidos. En el amor lo único que importa es el presente que es la eternidad. El amor no reconoce al mañana que aún no existe, ni florece debajo de la tierra pesada de las historias anteriores de cada uno al iniciar ese camino juntos.

El amor es la alegría de no saber y tampoco dar importancia a nada más que agarrarle la mano y seguir hacia delante con una sonrisa y ganas de seguir creciendo y comprendiendo la maravilla del amor y de la vida misma, que vienen a ser indiferentes.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© Mathew Lees 2017

  • Negro del icono de Instagram
  • Icono social Twitter
  • Icono social LinkedIn
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube